Jugando…

…en modo friki.

Esto es un tema que nunca comenté en mi anterior blog (salvo una excepción, creo) por considerarlo no adecuado al espíritu algo pretencioso de su línea editorial (si es que tuvo). Pero el caso es que me gustan los videojuegos. Bastante.

Desde siempre he tenido relación con las maquinitas como las llamaba mi abuela. De pequeño, los recreativos eran un local privilegiado en mi barrio, donde se reunía la flor y nata del barrio (en este caso, debería ser el cardo y poso del barrio). Todos los chavales queríamos ir allí a demostrar nuestra habilidad o a echar un ratillo en esos juegos alucinantes. Aunque nunca fui bueno, lo pasaba bien.

Read More

Anuncios

Dependiendo…

…de la electricidad y las máquinas.

Esta pequeña entrada es debido a un comentario que escuché en Potosí hace unos 4 días. La persona que lo profirió era una señora entrada en los 50, de nivel medio/alto y surgió a raíz de que les pidiese permiso para conectar mi móvil a la red, único contacto que tuve en ese viaje con mi casa.

No fue un comentario negativo hacia mí, sino un simple comentario a sus amigas. “Antes no dependíamos tanto de la electricidad ni de las máquinas” dijo la señora. La idea era referida a los móviles y los ordenadores, básicamente, tecnologías que seguro la señora no dominaba mucho, ya que entreví una especie de rechazo a estos aparatos. Es un comentario que me recuerda al mito del buen salvaje, ya que implica la creencia de que “antes se vivía mejor”.

Read More

Comenzando…

… a fracasar.

Cuando me decidí a abrir este blog tenía ya uno, http://www.gdegalleta.blogspot.com. Era un blog de divulgación de física, principalmente. Pero cuando comencé a trabajar, ya no era tan sencillo divulgar: ahora tenía que estudiar primero para escribir después. En la carrera fue fácil porque era básicamente lo que hacía, estudiar. Pero trabajando la cosa cambió. Ya no hay tanto tiempo libre y el que hay también debe ser para descansar o desconectar. Entonces pretendía seguir haciendo lo mismo, escribir sobre proyectos acabados, sobre ideas ya asentadas y ocurrió lo que tenía que ocurrir: que la siempre infame frecuencia de actualización de mi blog anterior cayó a cotas insultantes. Tanto que ni siquiera yo entraba ya al mismo.

Read More