Peticiones y chorradas

Hace tiempo recibí en el mail una petición a través de change.org en la que querían obligar a una compañía aseguradora privada a asegurar a una niña con una enfermedad crónica, o algo parecido. Pensé en hacer una entrada, pero al final lo dejé. Aunque creo que lo consiguieron.

Hoy recibo otra, mas surrealista casi que la anterior. Resulta que una madre que tiene una huerta de productos ecológicos pide la firma para que el ayuntamiento no permita la instalación de un McDonalds en el pueblo. Paso a copiar los argumentos que alega para ello y a contestarlos, porque me parecen sorprendentes. Veamos:

Pensamos que un McDonald’s en Ayamonte no favorecerá la economía local por estas razones:

1) dará algunos puestos de trabajos, pero pocos y mal pagados (20 empleos para un pueblo con 2536 parados a Diciembre 2013).

2) hará competencia a los restaurantes que ya existen, seguramente quitando trabajo en ellos,

3) sus proveedores no son locales ni regionales (sino que sus productos vienen ultracongelados de muy lejos), por lo que no ayudará a otros negocios locales,

4) estará en las afueras, con lo que también resta público al centro del pueblo, donde apenas subsisten muchos de los negocios locales.

Además, es ampliamente conocido el daño que esta comida basura hace a la salud local y de los niños. Un reciente estudio encontró que la obesidad entre niños aumentaba significativamente con la proximidad de los colegios a un McDonalds. Otro estudio demostró que el porcetaje de obesidad en un país aumentaba con el número de McDonalds por habitante.

Soy Reyes y, además de fundar la asociación La Huerta Verde para promover la alimentación ecológica y saludable en el pueblo, soy mamá de una niña de 3 años. Un Mc Donalds como principal oferta para comidas/meriendas y cenas en el pueblo no es el futuro que queremos para nuestros hijos y nuestro pueblo.

Creo de veras que si el pueblo se une para pedir que no nos traigan un Mc Donalds, el Ayuntamiento y la propia empresa reconsiderarán venir a Ayamonte.

Gracias por defender un futuro sostenible y saludable para Ayamonte.

Contesto punto por punto:

1-. Esto no es ni siquiera un argumento. Es cierto que serán pocos puestos y mal pagados, pero no creo que estén pretendiendo vender que van a solucionar el paro de ese pueblo. Simplemente quieren poner una franquicia. Y por esa regla de tres, que no abran tiendas ni restaurantes porque total, para dar 1 puesto de trabajo habiendo tanto paro…

2-. Bien, entramos en la primera parte realmente curiosa. Resulta que la idea es que esta empresa es malvada, por lo que está mal que pretenda competir con los restaurantes de la zona. Me parece estupendo que piensen así, pero quizá deberían ser los ciudadanos de Ayamonte los que decidan si ir o no a ese restaurante de comida rápida o a los más tradicionales. Nunca me ha gustado la gente que siente terror en competir, porque me hace sospechar que lo que teme es que se descubra que su trabajo no es tan bueno o no merece el precio que cobra por el. Alguien seguro de su propio trabajo no teme la competencia de una manera tan infantil. En cualquier caso, me parece absurdo que se alegue esto para prohibir la instalacion de un negocio que, recordemos, es franquicia, por lo que hay unos señores detras que no son McDonald que pretenden montar un negocio. Porque por esa regla de tres, si mañana quiero yo montar un restaurante allí, resulta que me lo podrian denegar porque “haría la competencia a los locales de la zona”. Es como un “nacionalismo” de microescala, de saldo. Algo absurdo.
Y respecto a los trabajos que “seguramente” quitará, pues no se que decir. Eso depende de que la gente quiera ir o no a los restaurantes o a McDonalds. Ademas, ¿en que se basa para suponer que eliminara esos puestos de trabajo? ¿En sus ideas? Me parece hablar de manera gratuita y basándose en ideologías, no en la realidad.

3-. ¿Me está diciendo esta persona que los restaurantes de la zona sólo sirven productos de los alrededores? ¿Que el pescado que sirven no está obtenido de algún caladero en las costas de África o que la carne de todos los restaurantes es de zonas de alrededor? Habría que verlo. Además, me parece absurdo decir que traen los productos ultracongelados de lejísimos (sugiriendo otros países) sin aportar pruebas, solo el hecho de que “todos saben” que la empresa es malvada. Los proveedores oficiales de McDonalds en España son estos de aquí. Empresas españolas y extranjeras, pero que tienen fábricas en España y que comprarán producto español o no, dependiendo de la rentabilidad (como cualquier otro negocio, restaurante o bar, que si puede ahorrar gastos los ahorra). La carne, por ejemplo, es suministrada por una empresa radicada en Toledo llamada OSI Food Solutions, el pan es de una empresa en Daganzo (Madrid), la cerveza la pone Mahou, que tiene las fábricas a lo largo de todo el territorio nacional. Vamos, que efectivamente no obtiene productos de la huerta de al lado del pueblo, algo que quizá hagan los restaurantes locales. Pero dudo mucho que todo lo que se vende en esos bares y restaurantes sea local: cerveza, refrescos, embutidos, pescados y carnes, yogures… ¿Es acaso local todo eso? Puede que el problema es que algunos productos de la zona sean en realidad de la huerta de la persona que hace la petición, algo que no se concreta y que pienso que seria importante aclarar, por una cuestion de sinceridad con la gente a la que pides apoyo. Uno no puede acusar a una franquicia o empresa de ser malvada sólo porque pueda perjudicar un negocio propio, porque entonces se justificaría el enchufismo y el localismo estúpido. Como decía antes, una cuestión de tener miedo a la competencia.

4-. Esto es la monda. Como está en las afueras, los negocios del centro perderán clientes. Pero es que esto es decir que la gente es idiota y que cuando vayan fuera del pueblo, se quedarán atascados sin saber que pueden volver al centro tras su hamburguesa. Además, que pasa, ¿que los negocios tienen que estar sí o sí en el centro del pueblo? Seguro que si pensasen poner el McDonalds en el centro del pueblo, alegarían que de esta forma le hacen la competencia a los locales existentes y eso también sería malísimo y malvado. La verdad es que he visto pocos argumentos tan absurdos como éste.

5-. En realidad no lo ha numerado, pero sería el quinto argumento: la insalubridad de la comida del McDonalds. Nadie va a defender que sea un estilo nutricional sano, ¿y qué? La bollería, aunque sea casera, también es insana si se abusa de ella; las pizzas no son buenas si se abusa de ellas; comer carne en exceso no es bueno; comer huevos en exceso tampoco. Absurdo. Y siendo madre como es, he de decirla que el problema de la salud de los niños cuando hay un McDonald cerca no es por culpa de McDonalds al vender esa comida (que recordemos pasa los controles de sanidad y calidad obligatorios) sino de unos padres irresponsables que no se molestan o no son capaces de educar a sus hijos sobre como alimentarse bien. Que los niños pedirán hamburguesas es algo seguro, pero de la misma forma que pedirán chocolate todos los dias y es obligación de los padres el negarselo. Así que de nuevo, este argumento es una chufa, un hombre de paja. El problema no es el restaurante ni la comida rápida, el problema será, en todo caso, que los padres prefieren despreocuparse y dejar que sus hijos coman ahí.

El caso es que todo el escrito se basa en falacias y supuestos argumentos para estar en contra de este restaurante, pero no se sostienen por sí mismos en ningun caso como para justificar la prohibición de apertura de un local comercial. Y lo que más me jode es esa actitud que impregna todo el texto (y textos y reivindicaciones parecidas) en la que dibujan al ciudadano como un idiota sin capacidad de elección  al que hay que guiar o aleccionar. Algo así como evitar que pueda elegir, no vaya a ser que se equivoque.

En este caso creo que hay datos y conocimiento suficiente por parte de la gente como para saber que si sólo come de McDonalds no puede esperar tener una salud buena, que es comida barata y basura y que otras opciones suelen ser mejor. Lo que ocurre es que la gente a veces elije voluntariamente esa opción por cuestión de comodidad, tiempo o dinero. Impedir que se pueda elegir es imponer una ideología (en este caso relacionada con la moda de lo ecológico) que no tiene porqué compartir todo el mundo. Si el pueblo no quiere McDonalds ya lo demostrará dejando el restaurante vacío y sin ingresos, por lo que tendrá que cerrar. Pero evitar que lo abran en base a unos criterios o argumentos basados en creencias personales es bastante intolerante. Por no mencionar que se intuye también un conflicto de intereses económicos respecto al asunto del huerto ecológico.

Como siempre en estos casos, le diría a esta madre preocupada que si la gente quiere consumir su producto ecológico, dará igual que haya un restaurante de comida rápida o no. Claro que el problema puede venir porque los productos de este tipo son bastante más caros y los restaurantes que tengan una competencia más feroz estarán menos dispuestos a gastar más por lo mismo. Pero es lo que hay, pretender forzar a la gente a consumir productos propios echando mierda sobre la competencia es muy ruin. Porque hoy es un McDonalds, que a nadie le hará llorar, pero mañana puede ser una hamburguesería de un señor u otro restaurante particular que no sea “tradicional o casero”.

Y para finalizar, explicar el porqué de este escrito. Principalmente lo que me ofende es que se usen plataformas como Change.org para este tipo de peticiones. No son para el bien común, aunque se trate de disimular de esta manera, son para beneficio esencialmente personal o para proteger una ideología de su confrontación con la realidad y creo que es una forma de corromper este tipo de proyectos. Siempre me encantó poder involucrar a mucha gente en luchas justas a través de Change.org, reuniendo firmas para liberar presos políticos o para bloquear leyes, algo que últimamente ha sido muy útil en España. Pero usarlo para propagar estas ideas o para defender absurdos con la excusa “del bien común” me parece mal.

No es lo mismo recaudar firmas para evitar la privatización de la sanidad pública que recaudarlas para “salvar a los niños y la población de este pueblo” de que coman en McDonalds. Creo que es una forma de ilustrismo barato que piensa que como la gente es idiota hay que impedirles cometer errores. Pues mire señora, si quiero comerme una hamburguesa en esos restaurantes, es problema mío, y siento que le fastidie que lo haga en lugar de comer un rico puerro de huerta ecológica, pero es lo que tiene la libertad individual.

Y si finalmente el McDonalds cierra por falta de clientes, no seré yo el que se entristezca. Pero que decida la gente del pueblo yendo al restaurante o no, pero teniendo esa opción. Aunque suponga para los padres tener que educar a sus hijos en hábitos alimenticios, lo que incluirá, seguramente, algún berrinche porque no se va al McDonalds de marras a por una hamburguesa. Pero es lo que tiene ser padres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s