Mejor un chispazo que pensar mucho rato

Nada más triste hay que comprobar cómo la gente voluntariamente prefiere ser tonta, o no pensar. Una vaguería supina que hace que los individuos prefieran sentarse en el sofá o en la silla a ver internet, procastinar, ver la TV sin verla realmente, todo con tal de no pensar en nada.

Read More