Mi proyecto

Hace unos meses pensaba que mi proyecto era el blog. Cuando hablo de proyecto, me refiero a esa actividad u objetivo que nos ponemos para cuando no estamos trabajando. ¿Cómo dices? ?Cuando no trabajamos? Pues sí. Os voy a contar una historia que empieza justo cuando empecé a estudiar en serio la carrera -que no fue exactamente cuando entré en la universidad, pero eso para otro día.

En la carrera de físicas -y en la mayoría de ingenierías y matemáticas- los que la estudiamos terminamos viviendo en la facultad. Pero no es porque estemos allí con la gente, de clase en clase, trabajos en grupo… No. Por las mañanas suelen ser las clases para la mayoría de la gente y la tarde consiste en quedarse en la biblioteca estudiando. Y no hablo del periodo de exámenes. En cualquier caso, recuerdo esos años como estar viviendo en una realidad distinta a la de la mayoría, en la que durante la semana no había nada que no existiese fuera de la universidad. Algún día, y así como algo excepcional, íbamos para Moncloa a tomar algo. Pero el 90% de las veces estábamos en la facultad, en la biblioteca.

Así que cuando terminé la carrera, tenía una ingente cantidad de tiempo para dedicar a cualquier cosa y, sinceramente, no tenía ni idea de a qué dedicarlo. No sabía vivir con tanto tiempo libre, la verdad. Así que empecé a idear cosas que hacer, todas esas cosas que se me pasaban por la cabeza mientras estaba en la facultad pero que nunca tenía tiempo de poner en práctica. La mayoría eran frikadas, pero poco a poco surgieron proyectos más o menos serios. Creo que todo era para llenar hueco. El caso es que salvo periodos donde el trabajo ocupaba casi la totalidad del día, siempre tenía algo que me había propuesto yo mismo: alemán, programación de alguna idea, algo de electrónica amateur… Lo malo era que siempre terminaba o abandonando o frustrado por los pocos avances. Quizá es que tenía cosas que hacer que me autoimponía, pero no sentía realmente que la meta que pretendía conseguir valiese la pena. Quizá era simplemente falta de experiencia, que provocaba que me atascase en proyectos que me interesaban realmente y eventualmente terminase abandonando por haber perdido el momento, las ganas y la motivación.

Pero eso se acabó. Ahora sí tengo un proyecto serio. Es Rugby de Calle, una web sobre el rugby amateur. Puede que parezca que tampoco es para tanto, al fin y al cabo, publicamos unas 3 entradas a la semana entre dos que somos. Pero sí ocupa nuestras tardes. Ahora mismo, estoy estudiando CSS y WordPress para cambiar detalles de la forma en que funciona la web, para estructurar diferentes partes y modificarlas. Y mientras, escribo entradas también y procuro echar una mano a Javi a la hora de gestionar el Facebook. Probablemente no sea tanto como muchos pensarían, pero teniendo en cuenta que es algo que hago en mi tiempo libre, os aseguro que supone cierto esfuerzo.

Ahora está viniendo el invierno a Praga. Hay menos luz y empieza a hacer más frío. Pero al contrario de lo que se podría pensar, resulta más difícil quedarse encerrado en casa que en verano. Estoy poco acostumbrado a la falta de luz y que la mayor parte de las horas con sol sean cuando estoy en el trabajo, no ayuda. Así que por las tardes, el impulso que tengo es el de salir a la calle a quedar con gente, a ver seres humanos. En el trabajo estamos trabajando, al fin y al cabo. Si a eso le sumamos las obligaciones típicas de quién vive solo -obligaciones que pospongo hasta que resulta imposible retrasarlas más- no queda tanto tiempo ni fuerzas para trabajar en el blog. Aunque lo hago porque en mi proyecto más personal y más serio hasta el momento.

Y eso marca una diferencia fundamental. Ahora me falta tiempo constantemente. Y eso, en contra de lo que podríais pensar, para mí es genial. No soy de los que viven felices pasando las horas muertas viendo películas, leyendo y procastinando por internet. Me gustan las tres cosas y he dedicado tardes enteras a todas ellas, pero la verdad es que tras echar una tarde o un domingo haciéndolo, necesito volver a la realidad, salir a la calle y ver que el mundo sigue girando. Aunque sólo sea ir a leer a un bar -porque eso de ir a leer a un parque aquí ya no es viable- o salir a la calle a dar una vuelta sin destino claro, es algo que necesito hacer. Las veces que no lo he hecho, me he subido por las paredes. Salvo ahora.

Obviamente, si echo toda la tarde dentro de casa, aunque sea trabajando en la web, me da algo. Pero me basta con ir a comprar para llenar la nevera o tomar un café en algún lado para que pueda pasar el resto de la tarde en casa metido. Todo gracias a tener una idea que quiero llevar todo lo lejos que pueda. Hay muchas ideas que tenemos y creo que debemos aprovechar a llevarlo adelante. Lo bueno es que las suposiciones que hicimos sobre el nicho al que nos estábamos dirigiendo han resultado ser bastante acertadas. Por dar algunas cifras que me han dado una inyección de fuerza, diré que tenemos una media de unas 1000 visitas diarias, con picos que han ido desde las 2000 visitas de pico semanal hasta más de 10 000 visitas en un día. Son cifras brutales, teniendo en cuenta que llevamos apenas un mes. Creo que aquí supimos aprovechar un efecto red que estábamos seguros que existiría en el mundo del rugby amateur.

Quizá nos mete algo más de presión. Al fin y al cabo, yo lo veo como si estuviese hablando delante de 1000 personas. El discurso tiene que ser coherente, tenemos que seguir haciendo lo mismo que les ha traído hasta nosotros, tal vez debemos hacerlo incluso mejor. También estamos empezando a pensar un poco más en grande, para aprovechar la audiencia, fidelizarla y motivarla para seguir volviendo cada día. Por eso ahora estamos en la parte más difícil, según mi opinión. Generar expectativas y atracción es relativamente fácil: basta con reconocer los “interruptores” adecuados para la audiencia que buscas, algo que viniendo nosotros del mundo del rugby amateur, no ha sido muy difícil. Lo complicado es mantener esos interruptores arriba mientras comienzas a ofrecer no sólo caramelos de fácil digestión, sino cosas más elaboradas. Iremos viendo como va la cosa. “Sólo” hay que evitar flaquear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s