Libertad, Dinero y Responsabilidad

Estoy siguiendo un curso gratuito sobre creación de blogs. El mío ya está creado, pero siempre se puede aprender de la gente que sabe más. De hecho, es lo que hay que hacer. El curso en cuestión -algo sencillo, de una semana- lo está llevando uno de los escritores de Fizzle, un blog de referencia en el área de creación de proyectos y negocios con su correspondiente comunidad, y está comenzando con un nuevo blog suyo personal. Lo cierto es que se nota cuando alguien está acostumbrado a escribir, puesto que tiene ya contenido de bastante calidad. No en vano, una de sus entradas me ha motivado a escribir esta. Y cómo no, se trata de un tema que me ronda mucho la cabeza últimamente y que sigo analizando, como es la cultura del dinero y de la realización personal, que está más relacionada de lo que podría parecer. En concreto, libertad (personal) y ganar dinero no son incompatibles. Hoy en día pueden ser incluso complementarias.

Todo se basa en el hecho de que Internet y las nuevas tecnologías lo están cambiando todo, aunque muchos no se hayan dado cuenta aún. Tener un trabajo con flexibilidad probablemente dé mas dinero, puesto que suelen ser trabajos en los que el profesional es mejor valorado. Por ese motivo se le da libertad, porque se le valora, se considera que es bueno y que es capaz de trabajar sin la presión de los horarios. Un autoempleo o freelance tiene aun mas libertad, puesto que nadie le dice que hacer ni cuando. Estos empleos antes de la irrupción de la red y la tecnología de conexión portátil suponían más ausencia de libertad. Ahora permite al profesional moverse sin problemas, trabajar desde cualquier lugar y enviar o mismamente producir su trabajo a través de una simple conexión a Internet.

El artículo se enfoca en el hecho de que siendo autoempleado uno tiene la elección de poder realizar su trabajo en cualquier parte del mundo. Puedes decidir irte a la playa o a visitar un país sin pedir vacaciones, puesto que dedicas parte del día a sacar adelante tus obligaciones. ¿Lo imagináis? No tener que trabajar 10 horas diarias con estrés y presión constante, no teniendo tiempo a penas para vivir, para poder llegar a pillar esos 15 días de vacaciones, a todas luces escasos. Ser capaz de estar trabajando mientras te encuentras en una casa rural en la montaña, o en la playa fuera de temporada,sin agobios de gente que sigue la misma dinámica en vacaciones que en el trabajo, intentando exprimir esos días como si fuesen oro. Obviamente, cuando habla de esto, está pensando en gente que, como él, gana dinero como blogger, o escritor, articulista o programador. Todos aquellos trabajos que se pueden realizar desde un portátil con conexión. Si tienes un bar, una empresa de reformas o algo similar, tienes que estar presente para trabajar. Sin embargo, defiendo que hay muchos empleos que permitirían este tipo de vida. Y aspiro a conseguirlo.

Por otro lado, una cuestión de base que se toca tangencialmente, o sólo el lado bueno, es la responsabilidad que se asume en cada uno de los casos. Teniendo flexibilidad (bien entendida) uno es responsable de terminar en plazo las tareas que tiene asignadas y tiene la responsabilidad de organizar su propio tiempo. Nadie le dice cuando tiene que hacer las cosas ni en que orden. La responsabilidad recae sobre el trabajador. Pero resulta que siendo freelance, además, uno tiene la responsabilidad de buscarse su propio trabajo, sus propios contactos y de conseguir clientes, cosas en las que trabajar etc. Más responsabilidad, más dinero y más libertad. Van unidas, sobre todo la primera y la tercera. Gestionando mal alguna de ellas dos, el dinero deja de fluir. Aunque es cierto que si disfrutas el trabajo y eres responsable, en el sentido de que lo que haces lo haces bien, surgen más oportunidades. Pero al contrario que cuando trabajamos por cuenta ajena, somos responsables de lo que nos pasa, de la falta de trabajo, de los problemas que puedan surgir en la marcha del proyecto.

No olvidemos que sigue habiendo gente que no quiere esa responsabilidad, no quiere esa carga, lo cual está bien. Quieren un horario y que les digan qué hacer y cuándo, de forma que cuando termina su jornada son libres de dedicar su tiempo a lo que les de la gana -o lo que nos dejan, porque cada día los horarios son más infernales y absurdos, dejando de lado ya la cultura de calentar la silla-. Yo mismo estoy ahora en un trabajo así, que me gusta, pero que cuando salgo de allí no le dedico ni un pensamiento descuidado. Sin embargo, una cosa hay que tener clara: si se renuncia a la responsabilidad, uno no puede luego exigir las condiciones de quien si la tiene; no puede quejarse de que les dicen lo que hacer y como; vende su tiempo a cambio de no tener que asumir la carga de lo anterior, por lo tanto nunca va a ser rico. Y por rico me refiero a ganar lo suficiente para llevar la vida que quiere, a tener libertad. Cuando hablábamos de la envidia, decíamos que ésta surge de gente que quiere conseguir los mismos resultados que otro pero si pasar por lo que el otro ha pasado o sin aceptar las cargas que el otro acepta. Así, quien es empleado sabe que ha renunciado a su libertad a cambio de seguridad, por eso, ha de ser consecuente y no ser envidioso ni destructivo con aquellos que se han armado de valor y han asumido cargas y riesgos, a cambio de mas libertad y mas riqueza (del tipo que sea).

La cuestión es ver qué nos interesa como individuos. ¿Es mejor tener un trabajo de 8 a 5, sin preocuparnos de que haya algo que hacer para nosotros, un trabajo al que no dedicaremos ni un minuto de nuestro tiempo al salir de allí y en el que nos dicen lo que hacer, por lo que no hay que comerse mucho la cabeza? Personalmente creo que no merece la pena. Dedicarse a algo como lo que hemos comentado anteriormente, implica más responsabilidad y, en ocasiones, dedicarle más horas. Pero la libertad que puede significar estar deslocalizado, poder buscar proyectos que motiven, creo que es algo que bien merece la pena. Sólo hay que saber lidiar con la mayor responsabilidad que implica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s