La Pirateria y Otras Hierbas

Vuelve la polémica con la piratería desde que han cerrado el acceso a muchas webs en Espana gracias a ese engendro legal llamada ley Sinde (+ modificaciones). Misma historia que hace 10 años, mismos argumentos. Pero el mundo ha cambiado mucho.

Idea clave: no es una cuestión de “derecho a la cultura” que justifique la descarga o el streaming. El problema es que la industria, sobre todo en España, pretende que paguemos por servicios deficientes, sin todas las opciones (como VOSE o VOS) sin todas las series del momento y sin vídeo on demand. Es decir, el problema no es que la gente se siga descargando cosas a pesar de existir servicios legales. El problema es que los servicios legales son muy caros comparados con el catalogo que ofrecen y ademas, tienen menos oferta, características y opciones que las ofertas no legales.

El problema también es que se desprecia al usuario, se le trata como comedor de mierda, y eso ofende. Aparte de que pretender mantener un sistema caduco y adaptarlo a internet para multiplicar las ganancias, no es una estrategia que respete al cliente potencial. No se cuánta gente vera la tele de forma asidua y seguirá series en las cadenas, controlando fecha y hora para no perderse el capitulo, pero personalmente, hace muchos años que controlo y decido los horarios en los que veo las series, películas o lo que sea.

Pongo un ejemplo de que el problema de la piratería no es que la gente quiera el todo gratis y el problema es que la gente no es gilipollas y no va a pagar por las mierdas que le lanzan a la cara con desprecio: al principio de tener un kindle, descargaba libros en pdf. Pero poco a poco fui descubriendo los precios de Amazon para los libros y la increible perfeccion de su servicio. Con un par de clicks puedo comprar el libro (a precios por debajo de los 7 euros, puesto que son digitales) ponerlo en cola de descarga en el kindle, en la tablet y en el movil, asi como comenzar a leerlo directamente online. Y todos los dispositivos se sincronizan automaticamente con la ultima página leída en cualquiera de ellos, las notas que haya escrito y cosas que haya subrayado. Ya no descargo libros salvo que no los encuentre en Amazon. Un servicio eficaz y perfecto. Con un precio justo. La gente paga.

¿Pero que tenemos en España? Esencialmente, nada. Hay plataformas digitales, pero suelen incluir sólo los catálogos de ciertas editoriales y los precios suelen ser apenas 5 euros menos que la edición en papel. Algo insultante, teniendo en cuenta la reducción de costes de los libros digitales. No pueden decir tampoco que la gente no lea en e-books, porque si echamos un ojo a las ventas de kindle de Amazon y de otros dispositivos, o echamos un vistazo a la gente en el metro, veremos que sí se consume. Sí hay mercado para los libros en versión digital, y mucho. Pero se lo está llevando casi todo Amazon debido a que los precios de las otras plataformas son absurdamente altos. De nuevo, no es que la gente no quiera esos productos, es que no son idiotas y no van a pagar casi el mismo precio que la versión en papel.

El mayor motivo para creer que la gente sí está dispuesta a pagar por un producto de ocio es mirar los ejemplos de empresas exitosas en el campo de la distribución digital. Para series y películas tenemos a Netflix, un servicio que está sólo en ciertos países, pero que tiene un éxito enorme, con gente suscrita al mismo de forma permanente, como la conexión a internet. En España no pudo implementarse por los problemas que supone nuestra gestión de derechos y por los altos precios que supone pagar los derechos de autor, SGAE mediante.

Spotify, con un servicio gratuito y el Premium con pago, es un modelo de gran éxito que ha sabido adaptarse a las tecnologías como internet y smartphones. Millones de personas usan alguna de sus aplicaciones para escuchar música habitualmente, pagando o en el servicio gratuito. Un modelo que contradice eso de que no son rentables.

Steam, la plataforma de juegos online que se está haciendo con el control de los ordenadores como plataforma preferida. Mucha gente usa Steam para jugar y mantener su biblioteca de juegos. Precios absurdamente bajos gracias a su base de millones de usuarios, compradores habituales. Ha conseguido hacer lo que no se había hecho hasta ahora en el ordenador: conseguir ser un estándar como plataforma para comprar, gestionar y jugar juegos de ordenador. Todo digital y con préstamo de juegos digital entre familiares y amigos.

El problema no es que no sea rentable o que la gente quiera el todo gratis. El problema es que perdieron el tren, puesto que ahora competir contra esos gigantes de enorme éxito es muy difícil. Pero es que ahora son gigantes porque en su momento apostaron por evolucionar y adaptarse, mientras que las industrias patrias despreciaban los nuevos medios para seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Era más fácil seguir haciendo lo de siempre, que intentar comprender que estaba pasando en el mundo y cómo adaptarse para ofrecer mejor oferta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s