2014: un año de cambio

El día de Reyes, en lugar de comer roscón y abrir regalos, estoy intentando centrarme de nuevo en el trabajo, porque en este país no existe eso de reyes de oriente, ni cabalgatas, ni nada. Supongo que es la desventaja de que el 70% de la población sea atea. Por lo demás, bien, gracias.

Tal y como sugiere Ángel en una entrada reciente, es interesante hacer repaso del año para ver qué cosas han ido bien, qué cosas han ido mal y qué hemos conseguido. Antes incluso de plantearse objetivos para el nuevo año. Y la verdad es que tengo mucho que repasar. Este año ha sido intenso. Praga se ha convertido en mi ciudad de adopción y en ella he cambiado muchas cosas de la forma de ver la vida. Estar en una ciudad nueva da la oportunidad de analizar mejor las cosas que hacemos, puesto que se eliminan todas las rutinas y costumbres adquiridas desde que somos pequeños. Descubres que hay cosas que hacías por inercia y otras que no hacías porque la rutina termina consumiendo la mayor parte del tiempo. ¿Qué sentido tiene dedicar tiempo a actividades que no te motivan realmente y que simplemente haces porque llevas mucho tiempo haciéndolo?Romper esas costumbres es complicado sin un cambio externo que las señale de forma obvia. Irse a otro país es una forma radical y directa de visualizar todas esas actividades, pensamientos limitantes y manías viciadas que no nos aportan nada ya.

Así que este año he asimilado todo eso que había cambiado y he comenzado a hacer otras que tenía ganas de emprender, pero que el estancamiento no me permitía. La primera es la web de rugby. Llevaba tiempo queriendo emprender algún proyecto que me motivase. No concibo la idea de tener todas las tardes libres sin nada que hacer. Tal vez sea la deformación mental de la carrera, que me enseñó a tener siempre cosas que hacer, estudiar y terminar, independientemente del día o fecha del año. Y si no tengo algo en mente, algo en lo que trabajar tras el trabajo, siento que estoy perdiendo el tiempo. No significa que no lo emplee en otras actividades como deporte o leer, etc. Pero la necesidad de tener un objetivo, una meta, es innegociable. Así que finalmente encontré al socio perfecto para el proyecto y nos lanzamos a ello. Hasta ahora, siempre tenía miedo de comenzar realmente. Todos los proyectos mínimamente serios que había comenzado, me los tomaba como un hobby esperando que cuando empezase a rodar, pudiera ponerme en serio. Algo así como no involucrarme demasiado hasta que el asunto tuviese algo de éxito. Pero es un error, puesto que si no te pones en serio desde el principio, no va a salir adelante. Eso ha cambiado.

Es estresante a veces, pero lo recomiendo. Tener un dominio propio con su web y una masa interesante -aunque aún por crecer- de lectores que siguen el blog y que comentan y apoyan el proyecto es una gran sensación. Un poquito de orgullo que anima a seguir y hace que esto sea muy real. Problemas técnicos que hacen que me tenga que poner a empollar HTML, CSS y otras cosas sobre la web hace que me ponga en serio. No es como leer un libro de HTML sin un proyecto en el que aplicar lo que se aprende. Hay un objetivo, hay una meta. Saber que hay gente que valora tu trabajo y espera más, es un gran elemento motivacional.

Respecto al trabajo, todo ha sido más previsible. Sigo en el proyecto adquiriendo una experiencia brutal en un campo que me apasiona y que tiene muchas salidas, también en la misma Praga. Además, creo que me estoy haciendo imprescindible en mi trabajo y más tras la formación que tendré estos primeros meses del año que entra. A pesar de que no estoy seguro de si ampliarán mi contrato dos años más -si se amplia el plazo para la fase del proyecto en la que estamos- ni si querría seguir en el mismo dado el caso. Es cierto que los últimos meses del año pasado, la cosa estaba algo estancada. Voy por libre y no tengo demasiada dirección por parte de mis jefes, lo que podría ser bueno, pero también es verdad que tampoco queda claro qué necesitan ahora mismo de mí. Estoy en una especie de limbo, esperando que se centren y me digan exactamente qué necesitan y ponerme en serio con ello, puesto que hasta ahora, estoy “aprendiendo”, lo que implica que me dejan a la deriva. Veremos como va avanzando el año y en base a eso tomaré decisiones.

He vuelto a tener clases de checo. Es divertido ser capaz de entender cada vez más ese galimatías, aunque es tremendamente difícil. Pero como me sale gratis por el trabajo, no tengo queja. Me recuerdo a la película El Guerrero Número 13, donde el protagonista aprende el idioma de los vikingos y va entendiendo palabras cada vez, hasta que todo cobra sentido. Sólo que él lo hace en semanas y yo tardaré años.

Enfoque y formación. Pero no sólo técnica. Este ha sido el año de los libros de “autoayuda”, por llamarlos de alguna manera. Los libros que he ido leyendo que tratan de qué hace la gente que tiene proyectos, qué rutinas o tareas siguen pero, sobre todo, qué mentalidad tienen ante la vida, el trabajo, las ideas… Esto me ha abierto la mente, ha desbloqueado miedos que me impedían comenzar cosas en serio y me han enseñado mucho. He comenzado con esto a leer temas que me interesaban de hace tiempo, pero que no terminaba de encajar en mi agenda, como psicología de las relaciones, lenguaje no verbal y temas afines. Además de economía básica, emprendimiento y negocios. Veremos donde me lleva, pero el viaje se plantea interesante.

Respecto a lo que ha ido mal. Lo único que puedo decir es que este año me planteé hacer varios cursos de formación online sobre diversos temas técnicos. Empecé varios, pero lo cierto es que no terminé (completos) ninguno. La mayoría iban enfocados a programación y microcontroladores, porque era lo que necesitaba para el proyecto que decidí abandonar. Ese es otro punto malo, en principio, que tumbé definitivamente el proyecto para liberarme y poder ponerme con nuevas ideas que me motivasen. Pero tampoco es que sea muy malo, puesto que me descargué un gran peso de encima, aprendía a priorizar y a elegir a la gente a la que meter en un proyecto que va a requerir compromiso, y con el tiempo libre y fuerzas que recuperé, me pude centrar y encontrar el proyecto de rugby que ahora ocupa mi tiempo.

También debería incluir fallos como seguir un año más a la gresca con Twitter. He ido abandonando poco a poco esa red (¿social?) puesto que requiere esfuerzo cuando no tengo datos en el móvil. Y ya no me entretiene como antes. Quizá es que ya no estoy tan interesado en la divulgación de ciencia  y mi timeline es esencialmente eso. No sé el motivo, pero creo que hice lo que tenía que hacer en la divulgación (no mucho) y luego perdí interés. Sigo leyendo algo de vez en cuando y he conocido muy buena gente con ello, pero por el momento no es un interés prioritario. Quizá por eso también perdí fuerza con el proyecto… o quizá la frustración que eso supuso me ha hecho alejarme de la divulgación. Tal vez descubra más adelante un interés reforzado tras tomarme un descanso. La cuestión es que, aparte de mi marca personal en internet, y de las posibilidades que me brindaría para dar a conocer mi blog, la web de rugby necesita que me reconcilie con el pajarito azul y aplique todo lo que aprendí cuando trabajé como community manager. No sé si retomaré a la vez mi cuenta personal o la dejaré con publicaciones automáticas como hasta ahora, pero tengo que volver a trabajar con Twitter para el proyecto de rugby porque este año ha sido un desastre.

El siguiente paso es analizar y plantear objetivos para este año. No es algo que haya hecho nunca en serio, ponerme a escribir (y describir) los objetivos y la manera de llegar a ellos. Pero puede ser un buen paso para mejorar y, seguramente, acercarme más a mis metas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s