A vueltas con nuestra irracionalidad

Compramos por instintos, nos atraen diseños por algo inexplicable, las modas, dinámicas sociales, justificaciones a posteriori. Todo son impulsos, todo es irracional, bañado con una fina capa de racionalidad. La gente piensa que podemos controlar nuestros instintos, que podemos ser mejores. Entonces se frustran porque el mundo esta lleno de gente que no lo hace. Llegan a la conclusión de que deben ser malos, personas podridas que no quieren ser mejores. Pero negar la irracionalidad es a lo único a lo que lleva.

Lo curioso es que esa misma gente se contradice y utiliza términos que apelan a lo irracional sin alterarse, como apreciando un cuadro. Pensamos que el arte es sublime, que es elevado, y por eso esta por encima de la razón. Pero el arte y el diseño triunfan precisamente porque ignoran la razón y apuntan directamente a la irracionalidad, al cerebro primitivo, a las emociones y sensaciones, sin preocuparse de justificarlo. Apple es mucho mas caro, pero saben que apuntan donde deben. Pagaremos mas por algo con un diseño de calidad, por algo que sea sencillo de usar, aunque tenga las mismas funcionalidades que otro producto la mitad de caro,  y nos sentiremos mucho más felices tras comprar algo que está bien diseñado y bien enfocado a nuestras emociones. Ya se encargará nuestro pobre neocortex de intentar justificar el gasto de 200 euros extra en ese producto, buscando “razones” válidas para ello.

Y los diseñadores lo saben perfectamente. De forma que, mientras seguimos justificando las compras que hacemos, los diseñadores se encargan de crear aquello que haga que lo irracional nos enganche. Porque al final, seremos capaces de encontrar motivos que nos permitan decir que ha sido una buena compra, y volver a hacerlo en el futuro con más facilidad.

Personalmente, no veo nada poco ético en esa estrategia por parte de los fabricantes. Al fin y al cabo, terminamos contentos con el producto. Lo que le molesta a la gente es ser consciente que se han engañado ellos mismos y ser incapaces de aceptar que compraron algo por impulso, no por sentido común. Por algún motivo, esto daña un poco su ego, quizá por no querer reconocer esa parte de nosotros que actúa por instinto, asumiendo que es una parte mala o que hay que ocultar. Lo cierto es que conociendo esto, sabiendo que no somos máquinas que se guían por argumentos impecables y que hacen lo lógico, lo “que hay que hacer”, podemos saber y reconocer cuándo nos estamos dejando guiar por el deseo y no por la razón. Haciendo esto, podremos tomar mejores decisiones y disfrutar más los impulsos, dejándonos llevar cuando nos lo podemos permitir.

Aunque no me quiero quedar aquí. Soy más radical que todo esto. Voy más allá del consumismo. Somo irracionales en todos los ámbitos, con pequeños brillos de racionalidad. ¿Relaciones de amistad? ¿De pareja? ¿Política? La irracionalidad, los instintos, nos atenazan en todas las facetas de nuestra vida. ¿Crees que te has enamorado de la personalidad de alguien? Probablemente haya sido un efecto colateral de la atracción animal, basada en “algoritmos” contenidos en nuestros genes, que ha hecho que esa persona te atraiga. Es algo casi obvio para mí hoy en día que las relaciones sentimentales se basan en un instinto, en la atracción natural y nada racional que actúa sin que podamos controlarlo. La atracción no es una elección. Eso no significa que sea determinista. Hay muchas variables o factores que influyen: el entorno, las circunstancias del momento, nuestra capacidad de atraer… Pero el algoritmo, por llamarlo así, que gobierna, calcula y valora todas esas variables para ponderar la atracción, está fuera de nuestro control. Si no, haced la prueba: intentad enamoraros o sentiros sexual y sentimentalmente atraídos por alguien que no os guste, aunque os convenga. No funcionará.

Respecto a la amistad, la cosa se complica para mí. No lo veo tan claro, aunque estoy seguro que hay mucho en la dinámica que no controlamos realmente. Hay muchos tipos de amistad, muchos tipos de intensidad en la misma. Pero en el fondo sí que creo que depende de lo que nos interesa esa amistad. No penséis en algo calculado, algo consciente. No me refiero a que cada uno piensa: “a ver, esta persona me consigue cosas, me lo paso bien con ella, me ayuda en muchas ocasiones… bien, será mi amigo”. Creo más bien que es algo automático, que surge sin necesidad de pensar en ello. Si habéis tenido alguna amistad que llegó a aburriros, que empezó a tener intereses muy diferentes a los vuestros o que parecía no ser recíproca, seguro que poco a poco os fuisteis olvidando de esa persona y de esa amistad. Y sin siquiera tomar esa decisión. Sí, ya sé: cuando os preguntaron que qué pasaba con eso teníais una bonita explicación sobre lo que había ocurrido, una secuencia lógica de sucesos que os había llevado a “tomar la decisión” de pasar de ella. Pero lo cierto es que esa decisión fue tomada antes de que fuerais conscientes y vuestro maravilloso neocortex se encargó de justificarlo y de montar la secuencia de hechos a posteriori. Así, tenéis una cadena de acontecimientos estructurada y lógica. Pero es un bonito engaño de la mente.

Conclusión: somos animales con pretensiones. Si algún día asumimos esto, puede que podamos construir una sociedad mejor o más justa. O no. Pero olvidar este hecho hace que muchas cosas que pasan en el mundo nos golpeen con fuerza porque “un ser racional no haría eso”. Lo que provoca que perdamos la fe en la humanidad. Pero hay que olvidarse del mito del buen salvaje, del mito de que estamos por encima de la naturaleza y que no nos gobierna, puesto que la parte racional de nuestro cerebro es la que lleva menos tiempo con nosotros. No es posible que pueda gobernar al cerebro primitivo, ese tan fuerte que nos ha hecho sobrevivir hasta hoy.

Quizá muchos piensen que lo que he planteado significa que pretendo decir que nuestras relaciones y actuaciones en la vida son a conveniencia, interesadas. Pues sí. Pero es que pensar otra cosa es estúpido: ¿qué sentido tiene dar sin recibir? Incluso la gente que hace algo sin obtener nada a cambio, lo obtiene, solo que no es material. Obtiene la sensación de haber ayudado, un chute de dopamina y subidón de autoestima del tipo “soy la hostia” que es lo que le hace repetir la experiencia. ¿Creíais que existía la generosidad pura e inmaculada, que la solidaridad era desinteresada? Toda relación humana se basa en un dar y recibir. En ocasiones son cosas tangibles o materiales, pero pueden ser sentimientos, sensaciones o química cerebral. Si algo me aporta sensaciones (irracionales, recordad), me interesa. Si no, da igual lo que sea: amistad, amor, trabajo… Todo es un equilibrio entre lo que tenemos que dar y lo que obtenemos a cambio, eso es obvio, pero el centro de decisión, de valoración, no es racional. Es ese reptil prehistórico que consiguió sobrevivir para evolucionar hasta nosotros el que decide, en cuestión de segundos, si sí o si no.

Así que no os afanéis tanto en los ideales, en la razón de los argumentos. Somos contradicciones con patas, puesto que muchas elecciones no son racionales, sino que las convertimos en tal después para seguir creyendo nuestro cuento de seres superiores. Otro día hablamos de política y de cómo, a pesar de ser un mundo mucho más complejo, seguimos actuando como cuando vivíamos en tribus.

Anuncios

3 comments

  1. Criminologa-Existencial · enero 8, 2015

    ¿Que nos atrae lo estético antes que lo funcional? y tanto..! Si nos presentasen dos platos de comida, por ejemplo una lasaña, y una la vemos recién salida del horno, y la otra la removemos un poco, las dos sabrán exactamente a lo mismo, sin embargo la primera nos atraerá y la segunda pensaremos que alguien la ha vomitado 🙂 (perdón por el ejemplo haha).
    El diseño al fin y al cabo es buscar la belleza, y¿no es eso lo que lleva haciendo el ser humano desde el comienzo de la civilización?
    Respecto a las parejas… está más que claro que no elegimos racionalmente. Al menos no las primeras veces. Elegimos por una atracción inexplicable que parece ser reside en las hormonas que percibimos a través del olfato, que “predice” cómo sería nuestra descendencia al mezclarse con esa persona (una pasada no?). Creo que somos racionales… al menos algunos lo intentamos xD aprendiendo de los errores. Pensando en experiencias pasadas y tratando de elegir una persona que al menos no tenga los mismos fallos y se adapte mejor a nosotros. Aún así, si “no te entra por los ojos”, difícilmente ocurra nada.
    Es curioso como el ser humano siempre ha estado yendo de un extremo al otro… ¿qué es el bien y el mal? ¿somos racionales? ¿somos salvajes por naturaleza?… cuando todas las respuestas suelen acabar con UN PUNTO MEDIO. Recuerdo que en filosofía esa era siempre la respuesta. Somos irracionales pero a la vez no lo somos… ¿y no es mejor así?
    El que reniega de su irracionalidad e impulsos, está frustrándolos y curiosamente los frustrados son los que salen a flote. Aceptación y autoestima… falta mucho de esto en el mundo

    • Victor · enero 8, 2015

      Si, estamos casi de acuerdo. Digo casi porque una cosa es que en un momento dado elijamos a alguien como pareja porque nos conviene (como persona o como sea), pero la atracción no se puede elegir ni forzar. Me explico: a veces evitamos cierto tipo de personas como pareja por los problemas que hemos tenido anteriormente y buscamos los opuestos. Esta estrategia esta avocada a fracasar o a hacernos infelices a largo plazo. Lo que hay que hacer es buscar esas personas que nos atraen realmente pero que no tienen los defectos o características que nos han hecho tanto daño. No es fácil, pero quien dijo que la vida lo es? 😀

      El ultimo párrafo que escribes es exactamente la idea que quería expresar. Gracias!

  2. Pingback: Cómprate una casa… o no | Fracasando que es gerundio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s