Atar las cosas antes de saltar

Igual el título de la entrada da lugar a malentendidos. No es el consejo que daría a alguien. ¿Crees que debes tener todo atado, controlado y bien dispuesto antes de dar ningún paso? Enhorabuena, acabas de asegurarte la inmovilidad total. Pretender controlar todos los aspectos de una decisión, y sus consecuencias, como si de un plan maestro se tratase no es una estrategia razonable, a pesar de lo que pueda parecer. Es imposible prever todo lo que va a ocurrir, ni como va a reaccionar la gente, ni de qué manera va a desarrollarse todo una vez en marcha. Ni siquiera podremos saber cómo vamos a reaccionar nosotros mismos. Lo importante es ponerse en marcha, comenzar el proyecto. Como ejemplo voy a hablar de los saltos que he dado y las cosas que no han estado atadas. Hay problemas, dificultades y presiones que ni imaginaría.

Este blog

Este blog comenzó como una terapia y una receta contra mí mismo. Los que lo leeis ya lo sabéis. Pero esencialmente era un seguro psicológico que surgió ante la cantidad de dudas y miedos que surgieron cuando decidí irme a Praga a buscar un futuro mejor. Poco a poco ha ido siendo una pizarra donde ir plasmando las ideas que he ido desarrollando, las reflexiones que he hecho y sigo haciendo. Supongo que aclara la mente.

Ha tenido momentos buenos en los que mucha gente lo ha leído, ha comentado o compartido en redes sociales. También momentos de silencio en los que parecía que hablaba solo. Prefiero los primeros, claro. Sin embargo, ha sido un salto en el que no tenía nada atado. ¿Un salto? Si es un blog gratuito, cómo puede ser un salto o un riesgo… Sencillamente por el tiempo invertido. Mucha gente que tiene una bitácora dice que lo hace por ellos mismos, que no lo hacen para que la gente lea lo que escriben y da igual el resultado de su esfuerzo. Para mí no es cierto. El tiempo invertido en diseñarlo, escribir en él y estar pendiente es algo que se hace porque se espera algún tipo de interacción con los lectores, se espera que haya, de hecho, lectores. Si no fuese así, sería tan sencillo como escribir en un archivo de texto en el propio ordenador. Soy sincero: me gustaría que el blog lo leyese mucha gente. Por eso invierto tiempo y esfuerzo. Y por eso ha sido un salto: si después de tiempo, resulta que fracaso en mi objetivo, ese trabajo habrá sido en vano. Pero siempre es mejor intentarlo.

Por otro lado, es cierto que me gusta escribir en él y que lo hago con ganas. Hacerlo de otra forma sería estúpido. Levantarme pronto por la mañana para escribir sólo por la posible recompensa de obtener lectores sería un esfuerzo enorme y probablemente terminaría escribiendo estupideces. Ahora tal vez lo hago también, pero al menos, son estupideces que me motivan.

 El blog de rugby

Se llama rugbydecalle.com, por si no lo había puesto aún. Es un proyecto junto con otro amigo. Y es otro salto. Aún estamos viendo cómo conseguir que nos salga sin esfuerzo. Vamos renqueando, aprendiendo sobre la marcha cómo modificar el diseño, el código, la forma de escribir, fuentes… Requiere bastante esfuerzo y no tenemos, en ocasiones, muy claro cómo seguir. Muchas ideas en la cabeza. Pero a poco que hayáis intentado sacar adelante algún proyecto, sabréis que tener muchas ideas no asegura que funcionen, puesto que en la mente todo resulta más sencillo que a la hora de aplicarlo.

Ahí hemos invertido algo de dinero. Sigue sin ser una cantidad que suponga un problema perder, puesto que un alojamiento web y el dominio no salen especialmente caros. Unos 100 euros al año que, entre dos, no es una cantidad perceptible. Pero puede fracasar también. Hubo un momento, al principio, en que tuve la tentación de esperar para lanzarlo a tener un fondo de entradas escritas, recursos y el diseño perfecto, para evitar que nos faltase material o para no tener que ir deprisa y corriendo con el fin de poder publicar. Pero al final me di cuenta, gracias en parte a Javi, que eso era un error y que era mejor empezar a andar, aprovechar el comienzo de las ligas universitarias y ponerse a trabajar. A veces tengo la sensación de que no llego, que siempre voy tarde a todo. Pero forma parte del juego. Sé que si no hubiésemos publicado la web, aún estaría intentando llenar material, sin dedicarle tiempo ni esfuerzo suficiente.

Mi vida

Esta es buena. Supongo que es un consejo general en la vida y que aplico sin duda alguna. Hay que lanzarse a hacer cosas, aunque cuesten o aunque den miedo. Salvo que la propia vida corra peligro, lo mejor es ponerse a hacer las cosas que uno quiere sin pretender tener todo planificado. Pasamos demasiado tiempo pensando en el futuro, en qué pasará y qué consecuencias tendrán nuestros actos de aquí a 15 años, y nos olvidamos de ver el ahora. ¿Hay algo que no te gusta en tu vida? ¿Alguna faceta que te parece está sin desarrollar? ¿Algo que cambiarías? No hay que esperar a que eso cambie por arte de magia, hay que moverse y hacer todo lo posible para cambiarlo. No será fácil. Muchas veces ni siquiera sabemos por donde empezar. Pero el primer paso es tomar la determinación de cambiarlo y el segundo, ponerse a buscar la forma de hacerlo.

A veces, una búsqueda en internet es suficiente para empezar a tirar del hilo. Nunca antes en la historia de la humanidad había existido una herramienta que nos pudiese poner en contacto con todo el mundo, que pudiese brindarnos el conocimiento de cualquier persona sobre cualquier tema y sus experiencias para poder sacar conclusiones e información. Quizá encontremos libros, cursos, consejos, blogs… para mejorar esa parte de nuestra vida que necesita unos arreglos. Antes de la red no existían muchas opciones y la gente sólo tenía su intuición y su fuerza de voluntad para cambiar. Ahora podemos conocer la experiencia de otras personas, con lo que optimizamos el cambio.

Eso sí: un cambio en la vida para mejor va a suponer mucho esfuerzo. A veces cambiará nuestra forma de ver el mundo, de interpretarlo. En ocasiones, era eso precisamente lo que no nos permitía completar esa faceta nuestra. Al comenzar un camino, no sabremos a priori el esfuerzo que supondrá ni las cosas que van a ser diferentes, pero hay que intentarlo. Si no, estaremos en ruta directa a la frustración y la infelicidad. Y leyendo este último párrafo en alto, resulta que parezco Punset. Vaya desastre.

Conclusión

Esta es corta: salta. Avanza. Muévete. Es incómodo, incierto y da miedo a veces. Otras, veremos el mundo desde una perspectiva tan distinta que nos sentiremos demasiado solos, alejados del resto del mundo que conocíamos hasta ahora. Pero es sólo al principio. Como cuando Neo se tomó la pastilla roja. Nadie le dijo que sería fácil, pero lo cierto es que nunca se arrepintió de su decisión, sino todo lo contrario. Poder luchar contra tus propios demonios siempre es una liberación. Así que, pastillita roja y a saltar.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s