La Lengua Común

Viene esto a cuento de una entrada que andaba leyendo de Pérez-Reverte, tipo interesante donde los haya y que se granjea por igual admiración y desprecio, el proceso de adopción del castellano en Europa cuando lo del imperio. La realidad ha surgido como algo evidente y es que la adopción de un idioma no es un proceso que se pueda forzar o adoptar de forma voluntaria, imponiendo el mismo a golpe de ley o reforma. Se adopta el idioma por la sencilla razón de que es útil. Cuando hay una lengua que entiende con facilidad una gran mayoría de zonas, en este ejemplo, Europa, son los mismos hablantes -y no instancias superiores- los que de forma voluntaria lo aprenden y usan. Es una cuestión de incentivos: en este caso, el incentivo es facilitar los contactos de todo tipo entre lugares distintos y con posibles intereses comerciales.

Viene a cuento de que la invasión cultural no es tal, puesto que es un proceso voluntario por ambas partes. Como con el inglés. Siempre me ha escamado eso de que el hecho de que se celebre Halloween es una prueba de la invasión cultural. En parte es cierto, en el sentido de que son sus culturas o tradiciones las que se copian por nosotros. Pero no es una invasión porque no se impone. Es algo que la gente decide hacer y los motivos sociales o psicológicos son muy variados. Pero somos nosotros los que, voluntariamente, aceptamos y seguimos esas tradiciones externas. Así que cuando alguien se queja sobre la invasión cultural americana, de lo que realmente se queja es de que los demás sigan una costumbre que no le gusta. Pero eso se llama libertad, y es lo malo que tiene, que los demás quizá decidan lo contrario que uno mismo.

Al final se reduce todo a una idea muy importante y sencilla que se puede aplicar en todos los ámbitos, de forma que podría ser una buena guía para ver qué soluciones podría haber. La cuestión es que la gente usa aquello que les resulta sencillo o útil; la gente hace aquello que les da algún beneficio, ya sea económico o personal. Es decir, la gente se guía y actúa en base a los incentivos que existen y la forma en que pueden revertir en ellos mismos. Esto, que es un hecho claro si observamos los hechos, suele ser ignorado y se pretende vender un idioma a base de argumentos sentimentales, véase nacionalismos, cuando lo más sencillo es ver qué ventajas puede aportar a los hablantes una lengua determinada. Si se consigue aumentar los incentivos para que alguien la utilice, no hará falta más porque la adopción de la misma no será forzada mientras esas ventajas o beneficios en su uso se mantengan.

Seguro estoy que hay más factores, pero la esencia del asunto creo que es esta: incentivos. Por eso el español dominó durante siglos en el mundo, por eso ahora lo hace el ingles y por eso fracasó el esperanto. Todo se debe a incentivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s