¡Se te acaba el tiempo pero sigues vivo! 6 ideas para usarlo mejor

Desde que acabé la carrera no me había ocurrido esto otra vez. Me falta el tiempo para llevar todos los proyectos que me interesan, leer todo lo que me gusta y llevar la vida social que quiero. Ahora mismo, tengo 3 libros empezados en el kindle, uno en la tablet y varios en cola esperando su oportunidad; a eso he de sumarle 3 audiolibros aparentemente muy interesantes, blogs en los que me gustaría profundizar, el trabajo del blog de rugby que me llena la agenda a diario; gimnasio, búsqueda de nuevo trabajo (esto ya lo comentaré otro día, si acaso) y, por supuesto, escribir en este blog. Eso sin contar amigos, actividades y hobbies varios que también están esperando en la cola.

Suena agotador, ¿cierto? Sin embargo, es lo mejor que nos puede pasar, dentro de ciertos límites. Puede sonar raro, pero así es. Tener el tiempo ocupado con actividades, y no solo eso, sino proyectos y objetivos reales, no es más que una buena noticia.Personalmente, creo que es un indicio de que estamos aprovechando la vida, de que la disfrutamos. Recuerdo el caso contrario, cuando estaba en el INTA, y mi rutina diaria era ir a trabajar de 8 a 3, volver a casa a comer, echar una siesta y perder el resto del día sin hacer nada, deambulando por internet o viendo películas o series al azar y sin mucho criterio hasta que se acabase el día. Puede que muchos piensen “eso sí que es vida”, pero os aseguro que eso me quitaba la energía. Resultaba aburrido y desmotivante esperar que pasase el tiempo, porque era en el fondo lo que hacía.

Pero ahora mismo tengo dos proyectos principales, este blog y el de rugby; el objetivo de aprender más de psicología evolutiva y psicología del comportamiento humano; blogs que me interesan mucho, que van sobre montarse por tu cuenta (independencia económica, un sueño que puede ser realidad), sobre crear un blog de éxito -con lectores, en esencia- y sobre desarrollo personal en todas sus facetas, que son temas tan apasionantes y que replantean tantas cosas, que necesito leerlos; gimnasio y rugby, aunque por una lesión, no es una prioridad aún, aparte del gimnasio para mantener la forma física. Todo esto me deja sin tiempo y tengo que organizarlo de manera que me de para hacer todo lo que quiero. Por supuesto, no me da, pero intento optimizarlo. Como aún tengo que trabajar por cuenta ajena -espero que algún día pueda trabajar para el mejor jefe del mundo: yo mismo-, me falta tiempo por todos lados. Así que algunas cosas que hago para sacar tiempo son las que siguen:

Madrugar: es difícil. A mí, al menos, me resulta complicado porque tiendo a acostarme tarde. Pero merece la pena el esfuerzo porque si tienes horario de mañana en el trabajo, quedarse despierto hasta tarde no funciona para avanzar proyectos e ideas. Estarás demasiado cansado. Mejor empezar por la mañana y aprovechar que aún estamos frescos y con fuerza.

Fijar horarios: para ciertas actividades, al menos. Como ejemplo, podré dos. Escribir en el blog e ir al gimnasio. Escribo por la mañana, antes de ir a trabajar. Tengo la mente despejada y las ideas recientes. Además, escribiendo a primera hora me despeja más aún y voy al trabajo mucho más despierto. Así libero el resto del día del tema del blog y no me despisto ni me pongo a pensar en ello si leo algo interesante o se me ocurre alguna idea, porque siento que ya he cumplido y puedo posponerlo. Respecto al gimnasio, tengo la ventaja de que puedo ir en horario de trabajo y recuperar la hora después. así, voy a las 3, que hay menos gente y hago las rutinas sin tener que esperar a que termine alguien, optimizando el tiempo allí. También me permite que, cuando vuelvo de trabajar, tengo la tarde disponible para lo que quiera. Ir a rugby, por ejemplo.

Fines de semana: salir por la noche no está reñido con hacer cosas durante el día. Se puede dormir y luego dedicar la tarde a otras actividades. Pero hay que evitar las resacas. Haciendo eso, da igual que nos despertemos a mediodía: tenemos toda la tarde para hacer muchas cosas antes de volver a salir o de irnos a dormir. Con resaca, con suerte os recuperaréis cuando sea la hora de dormir o de salir de nuevo. Hay muchas horas que aprovechar durante el fin de semana.

Vacaciones productivas: es algo que tengo pendiente, pero quiero hacer dentro de poco. La idea es coger una semana de vacaciones y marchar a un sitio tranquilo para dedicarme a todas estas cosas pendientes. Leer libros que tengo esperando, de forma compulsiva; trabajar en la estructura de la web; hacer cursos de formación que llevan en el punto de mira mucho tiempo; formarme leyendo libros y papers en psicología evolutiva y de las relaciones… Muchas cosas que necesitaría dedicarme al 100% para avanzar y no estancarme. Darle, al fin y al cabo, un empujón que llevo tiempo queriendo dar. Lo malo es que, viviendo fuera, siempre hay ganas de ver a la gente en España y con vacaciones limitadas, hay que buscar el equilibrio. Al final, no hay equilibrio y termino dedicando los días a ver compulsivamente a la gente que tengo en Madrid. Ni siquiera voy fuera de mi ciudad, puesto que el dinero ni el tiempo me lo permiten. Aunque tendré que sacrificar en algún momento.

Planificar: todo. No sólo el blog, ni el estudio. Planificar con algo de antelación las quedadas con amigos. Aunque soy algo caótico en esto, tener una idea de qué voy a hacer y con quién durante la semana o el fin de semana, hace que pueda usar el resto del tiempo libre en otras cosas, en lugar de buscar planes de última hora, cuando me suba por las paredes por no haber salido. Planifico poco a poco, con días, y voy organizando planes, o al menos, quedando con la gente con la que voy a salir.

Atenerse al plan: esto es clave, desde luego. No siempre es posible mantener lo establecido porque a veces dormimos mal y nos despertamos cansados, así que nos levantamos más tarde y hay menos tiempo para escribir; ese cansancio hace que flaqueemos a la hora de ir al gimnasio, etc. Todo parece que se va a ir al traste. Por eso es importante atenerse al plan. Quizá hayamos escrito menos tiempo en el blog, pero es lo que hay. Evitemos atrasar la entrada al trabajo (si existe la opción) porque eso nos hará salir más tarde; no evitemos el gimnasio a mediodía, porque eso nos obligaría a renunciar al ejercicio ese día, o a ir más tarde -que a veces significa renunciar al gimnasio en realidad-. Es decir, aunque una de las tareas se caiga por el motivo que sea, hay que mantener las demás y ser lo más estricto posible. No hay que caer en la trampa de “tirar” el día por la borda por ese fallo.

Estas son las ideas básicas que sigo siempre, o procuro seguir. Mi nivel productivo ha aumentado mucho desde que lo hago. El signo más inequívoco es que escribo en este blog dos veces por semana, más una o dos entradas en la web de rugby, más todas las cosas relacionadas con diseño y estructura de la web; voy leyendo los libros que tengo pendientes, los blogs que tengo en cola, etc. Desde luego, me gustaría poder dedicarle más tiempo, avanzar más, pero no hay que esperar milagros. Si nos sobrecargamos con expectativas irreales, nos vendremos abajo en cuanto veamos que no es posible hacer todo lo que nos hemos marcado. Este sería otro punto, pero es tan obvio -a pesar de que nos lo saltamos a menudo- que he decidido dejarlo fuera. ¿Cuáles son vuestras estrategias para sacar el trabajo y los proyectos adelante?

 

Anuncios

One comment

  1. Criminologa-Existencial · enero 27, 2015

    Creo que madrugar es una de las cosas más efectivas (unido a hacer deporte por la mañana). Cuando estás en un momento en el que no trabajas o lo que estudias no tiene unos horarios fijados. No tener una rutina puede tener consecuencias negativas. Yo me estoy aplicando el cuento ^^ y no me quejo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s