“Ser uno mismo” es el peor consejo del mundo

Sé tu mismo. Y una mierda. El consejo más popular del mundo es el peor que se puede dar. Me explico: cuando alguien recibe este consejo es porque tiene algún problema de relaciones personales. Ya sea en sus relaciones con el sexo opuesto o simplemente con la gente, tiene un problema que hace que no consiga los resultados que desea. No importa que lo que ocurra es que no liga o que no es capaz de crear nuevos grupos de amigos. Siempre es este caso. Y el consejo por defecto es “se tu mismo”.

Muy bien lumbreras, analicemos esto en detalle. Alguien tiene la sensación de que no deja impresión en los demás, de que no es capaz de mostrar todo su potencial o quién es en realidad cuando conoce a gente nueva y termina pidiendo ayuda a alguien cercano, alguien que por azares de la vida ha llegado a conocerle bien (amigo de instituto, de la infancia, familiar…). La frustración es suficiente como para que esa persona decida afrontar sus fallas o defectos y pregunta qué puede hacer, qué falla. ¿Y qué recibe a cambio? Read More

Anuncios

Para quién estoy escribiendo y los sueños de juventud

Para mí, podría decir. Pero no necesito un blog en internet para escribir para mí mismo. Quizá para conectar con otras personas que piensan como yo, o diferente, de forma que nos enriquezcamos. Tal vez escribo para quién se aburra y quiera tener algo que leer a ratos. Aunque la realidad es otra. Escribo para quienes quieren mejorarse. Mejorar su vida, sus relaciones o su trabajo. Para quienes han decidido que el script social impuesto no es para ellos, que lo de ser una oveja que sigue al rebaño no es para ellos. Para quienes piensan que, porque una oveja bale más fuerte que otras, no significa que sea libre ni que haya “escapado”.

¿Y por qué escribo para esas personas? Parece algo pretencioso porque, en el fondo quién soy yo para hablar de mejora personal, cuáles son mis credenciales… No. No lo hago porque sepa más que otros, porque sea un gurú (en los que confío regulín, por cierto) y pueda decirle a los demás lo que hacer. Read More

Me he desconectado de Matrix

Las cosas están paradas por aquí últimamente. No hay que preocuparse, no he decidido abandonar el blog. Es algo mucho mejor: mis proyectos no me dejan tiempo. El blog de rugby va bastante bien, pero tenemos que darle un empujón y estoy enredado con el diseño, con entradas y con diferentes ideas y actividades que estamos preparando. Mi proyecto más personal, la reconstrucción de partes de mí mismo, también está avanzando. No al ritmo que me gustaría, pero el entorno y el tiempo disponible no me dan para mucho más. La situación es extraña: nunca he tenido tantas ideas y tantos estímulos como ahora. Pero resulta que no tengo tiempo.

Read More

Argumentaciones ciclicas y evasion de los argumentos

Esto que comenta Acapulco ocurre con cualquier persona incapaz de argumentar sus ideas porque estan basadas en creencias, no en razones.

En mi caso, no acoto las cosas a que alguien sea socialista o no. En general, esto ocurre siempre que alguien cree en ideas o en conceptos, da igual la ideología, sin razones. Lo importante es la palabra creer. Alguien que se declare socialista pero que lo sea desde el convencimiento, será capaz de ver errores en partes de sus argumentos y cambiar de idea, o modificarla en base a las nuevas pruebas y argumentos. Alguien que, por otro lado, cree sin razón, basándose en la fe, adoptará el bloque de las ideas como si fuese un pack indisoluble. Identificará su propio yo con esas ideas, de forma que atacar o argumentar alguno de lo puntos clave de su ideología, lo sentirá como un ataque personal, como algo inaceptable que hay que combatir. Pero eso no es pensamiento racional. Read More