Conexiones

Cambian muchas cosas cuando cambias tu entorno. Cuando emigras, has de construir todo desde cero y vuelves a la época infantil en la que tenias que hacer nuevos amigos, en la que cada actividad que hicieses, por nueva, conllevaba conocer nuevas personas: profesores, niños, vecinos… Y te das cuenta de lo olvidada que solemos tener esa faceta. Nada es realmente igual, puesto que los estandares para incluir a alguien en tu circulo han aumentado desde entonces. Ya no vale cualquier persona. Pero eso es aparte. Cuando uno vive donde lo ha hecho siempre, los lazos son los mismos y cambian muy lentamente con el tiempo. Hay gente que se va de tu entorno o tu grupo, que cambia de lugar o de personas con las que se rodea. Pero ocurre despacio, durante meses, y es facil adaptarse. Read More

Anuncios

No todo el mundo es bueno… y tu tampoco

Las personas y la bondad. ¿Somos buenos? ¿Y los demás? ¿Qué razones tendría alguien para hacer algo malvado? A veces la respuesta es egoísmo, o que realmente estamos ante el mal personificado, algún tipo de psicopatía… o la moral. Puede que el problema no sea otro que la forma que tenemos de ver el mundo y que sea incompatible con la forma que tienen otros, pero en esencia todos intentamos hacer “el bien”. Tal vez sea más correcto decir que aplicamos “la justicia” de nuestro propio sistema de moral.

Las personas tenemos nuestro mundo personal que no es otra cosa que la forma en que analizamos el mundo real Read More

La Filosofía no vale para comprar el pan

Era de esos que hacía tiempo pensaba que la filosofía valía para bien poco hoy en día. Desde mi punto de vista, algo que se debatía entre ideas que no tenían agarre sólido en la realidad, etéreas e inconcretas, no tenía sentido hoy en día. En parte, creo que no ando desencaminado, y me explico. Hoy la filosofía, como carrera, parece destinada a generar un grupo de nuevos filósofos que seguirán en la universidad, lucharán duro metiéndose en las instituciones y continuarán la estirpe. No sé cómo de novedosas serán sus ideas dentro del mundo de la filosofía, pero sí que tengo la sensación que no permearán en la sociedad sino que quedarán atrapadas en el endogámico mundo que es hoy en día la universidad. El resto de estudiantes, tendrán que capear la tempestad del mundo laboral lo mejor que puedan, buscando su hueco y enfrentando la incomprensión generalizada acerca de su carrera y su utilidad real.

En ese sentido, sigo pensando que no es muy útil. Aunque Read More