Tiempo

Tiempo es lo que falta. Siempre. Uno de los problemas de vivir solo es el tiempo que hay que dedicar a sobrevivir: limpiar, cocinar, fregar, comprar… Intento automatizar todo lo que puedo, pero lo cierto es que se necesita algo de infraestructura. Me explico. Mi piso es pequeño y como tal, no tengo lavavajillas y solo dos fogones eléctricos; una nevera pequeña y un congelador simbólico. El tema comidas es el que más problemas me genera como podéis imaginar.

No gano lo suficiente como para comer fuera todos los días (puedo, pero eso implica no ahorrar nada o quitar de otras cosas) nila oferta es suficientemente sana por estos lares. Así que toca cocinar en casa para mantener cierto nivel de salud. Eso me obliga a organizar comidas que sean sencillas, sanas y suficientemente interesantes como para no morir de inanición. Estoy en proceso de automatizarlo con un menú fijo semanal. La idea que tengo es tener organizadas una serie de comidas que supongan menos de 20 minutos de preparación, tengan ingredientes varios que se puedan combinar de distinta forma -para crear cierta variación- y que no me suponga estar muy pendiente de ello -es decir, que sólo tenga que acordarme de sacar algo del congelador-. Aún no lo tengo perfilado, pero va avanzando.

Tampoco tengo tabla de planchar (aún) por lo que cuando toca -la gente que me conoce sabe que sin planchar, no me pongo la ropa- hay que andar moviendo trastos, limpiando la mesa, etc. Eso complica el tema ropa y su limpieza. Estoy comenzando a colocar mejor las camisas y camisetas en el tendedero para evitar planchar muchas de ellas. Con las camisas funciona regular tirando a mal. Con las camisetas no va mal. Así evito planchar las de algodón que tienden a deformarse y estropearse.

A todos estos temas de logística hay que sumar el gimnasio, proyectos varios (como los blogs) y el trabajo, así como salidas para quedar con gente y conocer a nuevas personas, eventos, fiestas y diversión en general, leer y estudiar… Añade cualquier cosa como organizar un viaje, y la cosa se complica enormemente. Muchos quizá digáis que exagero, porque no resulta tan agotador o no resta tanto tiempo como parece. En ese caso os pregunto ¿vivís en otro país donde tenéis que crear nuevos lazos con gente, donde la gente aparece y desaparece? Veréis que eso consume tiempo. Por suerte hay siempre personas más o menos fijas, pero si no hubiese seguido invirtiendo tiempo en conocer gente, de los que conocí al principio creo que quedaría uno… o dos. Este detalle es uno que se suele pasar por alto cuando no se vive fuera de forma fija, pero que consume más tiempo del que uno pensaría.

Así que hay que optimizar. Normalmente mi estrategia es la de “el esquilme”. Encuentro un evento interesante donde se pueden conocer personas que me interesan. Así, durante un tiempo, intento reservar el día que se organiza el evento para ir. El objetivo no es sólo pasar un buen rato, sino ver si hay gente con la que conecto y si la hay, intercambiar contactos. El siguiente paso es “cerrar el trato”. Esto es, concretar un par de días después un plan para ir a tomar cervezas o algo similar. La idea es asentar la relación de forma que vaya a formar parte de la gente a la que puedo llamar para hacer planes y generar más confianza. Si dejamos pasar demasiado tiempo, nos resultará raro a nosotros contactar de nuevo y la otra persona también lo verá algo forzado, porque la conexión o buen rollo que se generó queda muy lejana y sus efectos se han diluido. Un punto clave es, que si alguien nos cae bien y queremos incluirlo en nuestro grupo social, no hay que contar con que volveremos a vernos en la siguiente reunión. La gente va y viene y muchas veces no repiten eventos (hay demasiados), así que hay que ir con la mentalidad de que si no intercambiamos contacto, no vamos a volver a coincidir.

En este aspecto, mi idea es que hay que volver a ser niño. Hay que retornar a los tiempos, ya lejanos, en que se usaba la frase “¿Quieres ser mi amigo?”. Algo más depurada, pero la idea es la misma. Nos hemos acostumbrado a que las cosas “surjan” -un concepto que me parece un poco relativo- con el tiempo, sin prisas. Pero eso es porque tendemos a generar entornos, a medida que crecemos, cada vez más estáticos: mismas personas, mismos grupos que en ocasiones se mezclan, pero poco. Pasamos del instituto, donde terminamos conociendo a casi todos, a la universidad, donde conocer gente nueva es relativamente fácil simplemente con ir a clase y juntarse con amigos. La misma dinámica en la que cada persona de un grupo va a clases distintas con gente distinta ayuda a esto. Pero salimos de allí, y nos vamos apalancando. Conocemos cada vez a menos personas nuevas porque no sabemos cómo hacerlo y las que conocemos también forman parte del grupo fijo de quien nos los presenta. De tal forma, volver a ver a alguien que nos presentó un amigo no es algo descabellado. Sin embargo, en el extranjero, esto es una ilusión. La gente cambia de grupo, se muda, se mueve y se adapta. Todo es fluido y móvil y si no se cierran contactos, puede que no volvamos a ver a una persona. Incluso cerrando contactos.

Esto consume mucho tiempo (aunque es tiempo que se disfruta, eso sí) y hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar la semana y el tiempo. He pensado mucho sobre esto, porque obviamente intento optimizar mis horas para que me de para hacer todo lo que me gustaría. Tanto he pensado que estoy pensando en escribir un libro sobre supervivencia en el exterior. El libro que hubiese deseado tener cuando llegué aquí a vivir. ¿Qué os parece la idea? Lo curioso es que será metareferencial: tendré que optimizar y organizar mi tiempo para poder escribir un libro sobre organización y optimización de tiempo para poder crear tu grupo de gente en el extranjero.

¿Qué os parece la idea? ¿Leeríais un libro así, que diese ideas y técnicas -a falta de una palabra mejor- que os ayudase a conocer gente y socializar en otro país? ¿Qué os gustaría encontrar en él?

 

Anuncios

2 comments

  1. Banno · agosto 16, 2015

    Buenas Victor !! Te animo a que empieces con el libro, estoy seguro que será de gran ayuda para toda esa gente que acude a los eventos que citas en el artículo y que, seguro, viven una realidad muy parecida a la tuya

    Enhorabuena por el blog !!

    • Victor · agosto 16, 2015

      Gracias! En ello estoy ya. Con calma pero sin pausa 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s