Momentos históricos

Siempre me ha gustado la historia. En especial, lo que Unamuno llamó la intrahistoria. Es decir, las historias de la gente que vivió la historia. Si voy a un castillo semi-derruído, pienso en quién viviría ahí, cómo vería el mundo y qué pasó. Mis locuras.

Pero respecto a la historia, mejor dicho, Historia, me llama la atención un detalle que siempre olvidamos: quienes la vivieron apenas sabían qué ese momento iba a repercutir en años, o incluso siglos, venideros. Me he acordado de esto leyendo el libro de El Cisne Negro sobre la incapacidad de predecir que tenemos. No sólo eso, sino la visión cortoplacista. En el caso del 11-S, sabíamos que estábamos ante un hecho que aparecería en los libros de historia. Pero cuando las primeras manifestaciones de lo que sería el 15M, la mayoría pensaban (me incluyo) que era una manifestación más debida al descontento. Podrían estar o no de acuerdo, pero nadie previó que de aquello llegaríamos a ahora, con nuevos partidos, posible regeneración -esperemos…- y los partidos tradicionales hechos un lío. Y eso sigue siendo corto plazo. Pienso en cosas distintas. Los ordenadores personales, por ejemplo. Recuerdo de pequeño que esas cosas llamadas ordenadores eran muy cotizadas porque se podía hacer multitud de cosas con ellos… como jugar a juegos. Sin embargo, revolucionaron el mundo tal y como lo conocemos. Mucho más que la Revolución Industrial o cualquier otro cambio histórico de la humanidad. Internet apareció como una chulería para los más tecnólogos y recuerdo que al principio de tenerlo (y ya era ADSL) a veces no sabía ni para qué lo podía usar. Entraba a las webs que veía en la calle, en anuncios, porque no sabía donde encontrar cosas interesantes ni si existían siquiera. Pero resulta que ha cambiado el mundo otra vez, de forma que incluso las relaciones sociales, políticas, económicas se han visto enormemente afectadas y cambiadas de forma que no se puede ni imaginar. Ahora lo damos por hecho, así como los móviles. Pero eso ha cambiado la historia humana. Sí, así de claro. Era Historia con mayúsculas, pero seguro que no pensasteis en escribir vuestras impresiones para la posteridad, porque simplemente era una novedad más. Sin embargo, se estaba escribiendo la Historia.

Y en ocasiones pienso que es así. Creemos que vivimos tiempos sin relevancia, pensamos en las épocas de las cruzadas o en el descubrimiento de América y creemos que vivir en esa época tendría que ser emocionante, viendo todos los eventos históricos que ocurrieron. No nos damos cuenta que para aquella gente, simplemente era el mundo, su día a día no dejaba mucho tiempo para extasiarse pensando que vivían algo que se recordaría siglos después y que se estudiaría en los libros de Historia. Quizás estemos inmersos en un momento tan importante, históricamente, como la aparición y expansión del cristianismo, el Renacimiento o el descubrimiento de América. Pero la poca vision historia y a largo plazo que tenemos nos impide reconocer las similitudes. No se trata de Dios, se trata de ideas culturales y sociales que cambiaron el mundo y los siglos venideros de una forma impredecible en su momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s