Qué hacer cuando llegas a la meta…

Humm, es curioso que haya tardado en darme cuenta.

Cuando me metí a hacer físicas, me veía en un futuro trabajando en algún centro científico internacional; trabajando en algo novedoso o que implicase solventar problemas que no se habían resuelto o planteado antes. Tanto teóricos como científicos. Esa meta desapareció de mi mente cuando acababa la carrera, porque no quería hacer un doctorado ni llevar la dura vida que lleva un estudiante. También porque estaba cansado ya de estudiar y había conseguido lo que quería: aprender física y terminar la carrera que más me gustaba.

Al poco de terminar, me dí cuenta de que quería hacer cosas útiles y de aplicación práctica; también quería tener tiempo libre y que el trabajo fuese algo que haría incluso en mi tiempo libre. Es la mejor manera de no trabajar nunca. Fue siguiendo las opciones que se me abrían delante y he te aquí, que de repente estoy trabajando en ELI, un proyecto europeo de física de láseres. Hoy mismo, en Hamburgo, en DESY, un centro con más solera que el mío (de hecho, funciona desde hace años) y de investigación científica. ELI está en construcción, y aunque no estoy en el desarrollo teórico del asunto, estoy en el desarrollo práctico y tecnológico. Es decir, casi sin proponérmelo, he conseguido cumplir el objetivo que tenía, el deseo más bien, cuando estudiaba físicas. Digamos que he llegado a la meta…

…pero de una carrera que dejé de correr hace tiempo. Ahora me interesa programar, desarrollar aplicaciones, software, videojuegos, escribir… proyectos más personales que otra cosa, proyectos comerciales si queréis. La ciencia para los científicos, porque yo no me considero tal hoy en día. Ironías de la vida, conseguí llegar mi meta cuando resulta que ya no me interesaba.

Imagino que de eso se trata: las metas son sólo el combustible para seguir avanzando y para seguir mejorando. Quizá solo se trata del camino que recorremos mientras tanto.

Anuncios

2 comments

  1. esthervaras · octubre 15, 2015

    Para mí es eso, se disfruta y se aprende más del camino que te lleva a la meta que de la consecución de esta… Pero siempre hay otra meta a la vista… Un saludo

    • Victor · octubre 16, 2015

      Es cierto, el camino es lo que importa. Pero hay que estar atento, porque muchas veces nos centramos demasiado en el objetivo, como fin último, y ni nos damos cuenta. Gracias por pasarte y comentar. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s